Algo más que un sillón de lactancia: Los 3 básicos

Algo más que un sillón de lactancia: Los 3 básicos

Elegir lactancia para tu nuevo bebé es como un trabajo a tiempo parcial: un trabajo dulce y, en ocasiones, agradable, pero un trabajo. Es necesario preparar esta etapa con tiempo y tener los básicos adecuados.

Te recomendamos que elijas un lugar especial de tu casa donde tú y tu bebé estéis cómodos y donde tengas a mano todo lo que vayas a necesitar.

Tu santuario de lactancia puede estar en una habitación apartada del resto, puede ser la futura habitación del bebé, o puede ser simplemente un rincón luminoso del salón (en el que pongas unas cortinas y puedas regular la luz) y puedas pedir ayuda en cualquier momento o simplemente hacer vida casi normal. O puedes querer ambas opciones.

Aquí tienes 3 básicos para un santuario de lactancia. A partir de ahí, desde un buen libro para leer hasta los parches anti manchas para los pezones, hay una lista interminable, pero si tuviéramos que elegir tres, serían estos.

Nuestros 3 básicos para una lactancia cómoda y saludable

UN SUJETADOR DE LACTANCIA DE CALIDAD

Si te apuntas a la lactancia, querrás encontrar un sujetador especialmente diseñado para hacerte olvidar que lo llevas puesto. Tenlo claro, un sujetados de lactancia no tiene por qué dejarte marcas rojas ni picarte. Un sujetador así solo hará que tengas ganas de quitártelo, aunque sea por las noches y, lo más probable, que manches la cama.

Lo mejor que puedes hacer por tu comodidad es encontrar un sujetador de lactancia que se ajuste perfectamente bien y que funcione a tu favor, no en tu contra.

UNA ALMOHADA DE LACTANCIA

No hay nada más agradable que abrazar suavemente a tu bebé mientras amamantan, pero la verdad es que sujetar el peso de tu pequeño en la posición correcta y asegurarte de que se alimenta correctamente puede ser incómodo al principio, y con el tiempo puede afectarte físicamente. Existen almohadas de lactancia especialmente diseñadas para permitir alimentarse a tu bebé cómodamente y a ti estar tranquila y disfrutar del momento sin que sufra tu musculatura.

UN SILLÓN DE LACTANCIA

En este punto, suponemos que ya sabes de la existencia de un sillón de lactancia para los recién nacidos. En sillón de lactancia empezamos a trabajar con la tienda cuando poca gente los conocía después de descubrir los grandes beneficios que tenían tanto para madres como para bebés. Además, una vez tu bebé haya dejado de lactar, podrás usar este sillón como un remanso de paz y relax en cualquier rincón de tu casa.

Ayuda a la lactancia. Un sillón de lactancia está especialmente para hacerte este momento más fácil y cómodo, tanto a ti como a tu bebé. No importa si alimentas a tu bebé con biberón, fórmula o le das pecho. Lo normal es que encuentres alguna dificultad para encontrar la posición más adecuada si eres madre primeriza.

Un sillón de lactancia, te aporta apoyo y comodidad durante la alimentación de tu bebé.

Un gran calmador de pataletas. Además de ser un lugar perfecto para alimentarse, puede convertirse en un lugar perfecto para calmar a tu bebé. El movimiento de la mecedora será una gran ayuda frente a las pataletas.

Ayuda a reducir el dolor de espalda tan común durante el embarazo y la lactancia.

Mejora el lazo entre niño y mamá. Un sillón de lactancia probablemente sea el lugar más íntimo para una madre y su bebé.

Para nosotros estas tres recomendaciones son básicas para disfrutar de un periodo de lactancia feliz. Por supuesto que vas a necesitar algunas más si te decides a dar pecho a tu bebé, como parches cubre pezones para no manchar tu ropa, un sacaleches en caso de que quieras guardar leche para dársela en otro momento, y sobretodo mucha paciencia y apoyo. Pero estas tres son básicas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *