Lactancia materna o Fórmula – Pros&Cons

Elegir la lactancia materna o alimentar con biberón es una decisión personal. Es una de las primeras decisiones importantes sobre la crianza que tomarás como nueva madre. Ambas opciones tienen pros y contras. Con los años, el tema ha sido controvertido, lo que a menudo ha llevado a que las madres se sientan juzgadas por elegir la alimentación con biberón por delante la leche materna.

No hay elección correcta o incorrecta, solo la opción más saludable para ti y tu bebé. Antes de decidirte por uno u otro, es mejor tener información acerca de las dos opciones.

Si no estás del todo segura de cómo te gustaría alimentar a tu bebé, aquí tienes información acerca de los dos métodos de lactancia.

Lactancia Materna – Dar pecho

Pros

La lactancia materna es buena para la salud de la madre y del bebé. También es un momento especial que os permite uniros emocionalmente.

Estos son los beneficios físicos para ti y tu bebé.

Disponibilidad

  • Bombas, botellas, fórmula y otros productos de alimentación con biberón pueden ser costosos. La lactancia es gratis.
  • La leche materna no requiere ningún trabajo de preparación. Está lista cuando tu bebé está listo.

Impulso para el bebé

  • la leche materna tiene todos los nutrientes que tu bebé necesita para crecer y mantenerse saludable
  • promueve un sistema digestivo saludable: los bebés amamantados son menos propensos a tener diarrea y malestar estomacal
  • fortalece el sistema inmunitario del bebé: la leche materna ayuda a proteger contra las infecciones de oído, neumonía, bacterias y virus
  • podría aumentar el cociente intelectual: algunas investigaciones sugieren que los bebés alimentados con leche materna pueden tener un coeficiente intelectual algo mayor que los bebés alimentados con fórmula
  • puede ayudar a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS)
  • potencialmente protege contra enfermedades como asma, alergias, diabetes y obesidad
  • bueno para el desarrollo en bebés prematuros

Algo que te puede ayudar mucho a la lactancia materna es dar el pecho a tu bebé en un sillón de lactancia especialmente diseñado para ser tan cómodo para ti como para tu bebé. Y una vez tu hijo ya no sea lactante podrás usarlo para muchas cosas más.

Bueno para mamá

  • ayuda a tu útero a volver al tamaño previo al embarazo más rápido
  • quema calorías adicionales que pueden conducir a la pérdida de peso
  • evita que tu período vuelva, lo que puede ayudar prevenir una deficiencia de hierro después de dar a luz
  • le permite a tu cuerpo liberar hormonas que ayudan a vincularte con tu bebé
  • reduce el riesgo de contraer cáncer de mama, cáncer de ovario, enfermedad cardíaca y diabetes

Si decides amamantar, es probable que tu médico te recomiende que lo hagas mientras te sientas cómodo. Cuanto más tiempo se amamanta, mayores son estos beneficios de salud para ti y tu bebé.

Contras

Aunque la lactancia es saludable para ti y tu bebé, también puede presentar algunos desafíos.

  • Puedes sentirte incómoda, particularmente durante las primeras tomas.
  • No hay una manera de medir cuánto está comiendo su bebé.
  • Deberás vigilar el consumo de medicamentos, la cafeína y el consumo de alcohol. Algunas cosas que entran en tu cuerpo pasan al bebé a través de tu leche.
  • Los recién nacidos comen con frecuencia. Mantener el horario de alimentación puede ser difícil si necesitas volver al trabajo o hacer tus cosas.

La alimentación con biberón

La alimentación con biberón puede significar alimentar a su bebé con leche materna de un biberón o usar una fórmula. La leche materna que se toma de un biberón todavía tiene los mismos nutrientes, pero te da más flexibilidad porque el bebé no solo depende de tu cuerpo para obtener alimentos.

La fórmula es fabricada, y aunque está regulada y contiene muchos nutrientes, todavía está lejos de la combinación perfecta de nutrientes producida por el cuerpo de una mujer.

Pros

  • Un familiar o un cuidador puede alimentar a su bebé y relevarte en esta tarea.
  • Puedes medir cuánto come tu bebé en cada toma.
  • Los bebés que toman fórmula no necesitan comer tan a menudo como los bebés amamantados.
  • Los padres, hermanos y otros miembros de la familia tienen la oportunidad de vincularse con el bebé durante el tiempo de alimentación.
  • Las madres que usan fórmula no necesitan preocuparse acerca de cómo afectará su dieta al bebé.

Contras

  • La fórmula no aporta la misma protección contra infecciones que la leche materna.
  • Debes mezclar y preparar la fórmula para asegurarse de que está a la temperatura correcta.
  • Las botellas, la fórmula, los pezones de goma y los sacaleches pueden ser costosos.
  • La fórmula puede causar problemas digestivos como estreñimiento y gases.

Destete

Independientemente de si decides amamantar o alimentar con biberón, llegará un momento en el que tengas que empezar el proceso del destete. Por lo general, se hace a los 9 o 12 meses o más. La regla general es que los bebés solo deben tener leche materna o una fórmula fortificada durante los primeros 6 meses de vida, de ahí en adelante es un poco según criterio.

Incluso después de haber introducido otros alimentos, es probable que tu médico te aconseje que amamantes durante el tiempo que sea cómodo para los dos. La OMS recomienda continuar amamantando como fuente de alimento adicional, hasta los 2 años o más.

Si estás amamantando, el proceso de destete debe hacerse con cuidado, pero no tiene que ser difícil ni para ti ni para tu bebé.

Algunas madres se rigen por el propio bebé y les permiten decidir cuándo reducir la lactancia. Otras mamás comienzan el proceso de destete por sí mismas. Este método puede ser más difícil, especialmente si tu bebé todavía está muy apegado a la lactancia.

Empieza lentamente, reduciendo gradualmente la cantidad de la alimentación por leche con el tiempo. Esto no solo ayudará al bebé, también ayudará a que tu cuerpo se acostumbre a producir menos leche y eventualmente a suspenderla por completo.

Puedes eliminar la alimentación diurna al principio, pero continuar con la alimentación por la mañana y a la hora de acostarse. Los bebés tienden a estar más apegados a la primera y última alimentación del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *