Cómo calentar leche materna: método seguro y rápido

Imaginemos que has decidido guardar un poco de leche materna de manera segura en el congelador. Ahora, ¿qué haces con eso? Hay una manera correcta y una incorrecta de calentar leche materna.

Así que te voy a contar cómo se puede calentar leche materna de la manera correcta al mismo tiempo que mantiene el máximo valor nutricional.

La clave para poder recalentar la leche, es calentarla gradualmente y de manera uniforme, y por supuesto no sobrecalentar.

leche materna

¿Son realmente necesarios los calienta biberones?

Siempre tienes la opción de comprar un calienta biberones, pero sinceramente, no son necesarios.

Según un estudio de 2015, los calienta biberones tienden a recalentar también, la leche, lo que disminuye sus propiedades beneficiosas.

Por supuesto, siempre que uses dispositivos de este tipo, siempre lee detenidamente y sigue las instrucciones, ya que cada calienta biberones es diferente y no funcionan igual.

Algunos calientan la leche a través del vapor y otros, con agua. Los calentadores de vapor usan menos agua, pero de cualquier forma cumplen la función para la que están diseñados.

El calienta biberones que BabyGearLab recomienda más se llama Kiinde Kozii

Algunas de las cualidades positivas que enumeran incluyen: “consistente, simple, fácil de usar y funciona con cualquier biberón“.

Pero las cualidades negativas enumeradas son: “costoso, sin pitidos al final del ciclo y múltiples pasos de limpieza“.

No, gracias.

calienta biberones

Cómo recalentar tu leche materna

Para poder recalentar la leche materna de forma correcta, sácala de la nevera o del congelador la noche de antes de tener intención de usarla y muévela.

La leche materna puede tardar entre 8 y 24 horas en descongelarse por completo, por lo que es mejor que esto se realice mientras duermes.

Si guardas tu leche materna en el biberón, hará que todo el proceso sea más rápido.

Si es necesario utilizar la leche materna congelada de inmediato, debes colocar el recipiente de la leche en un bol con agua fresca pero no fría, y definitivamente que no esté caliente, sólo un poco más fría que la temperatura ambiente.

calentar leche materna

Por otro lado, la leche materna congelada cambia rápidamente la temperatura del agua a una temperatura mucho más fría, por lo deberás revisar la temperatura del agua pasados algunos minutos y cambiar el agua periódicamente.

Una vez que la leche materna se esté descongelando en el agua, puedes aumentar gradualmente la temperatura del agua, pero nunca debe superar los 40°C.

Según BabyGearLab, si supera los 40°C, comenzará a afectar los anticuerpos beneficiosos que ayudan a proteger al bebé de las infecciones, etc.

Por eso es importante comenzar con agua fría y aumentar la temperatura gradualmente.

Incluso si solo aumentas la temperatura a tibia, la leche materna alcanzará la temperatura adecuada.

Solo se necesitan unos 20 minutos para calentar la leche materna congelada en un biberón, de esta manera.

NO ALTERES LA LECHE MATERNA DESCONGELADA

Algunas personas recomiendan echar agua sobre el biberón de leche congelada, pero creo que desperdicia demasiada agua.

Simplemente coloca el biberón de leche materna congelada en un recipiente con agua tibia y espera unos 20 minutos.

Hay otra opción, que no recomendamos: calentar la leche materna congelada en la estufa.

Se debería primero, calentar el agua hasta justo antes de que hierva y luego retirar el agua del fuego y colocar el biberón de leche materna en el recipiente de agua caliente.

Puedes recalentar la leche materna congelada, pero parece demasiada molestia.

Deberías asegurarte de no sobrecalentar el agua, y luego, debes controlar constantemente la leche materna para asegurarte de que tampoco se sobrecalienta porque el agua está demasiado caliente.

Pero es otra opción si quieres probarla.

Nunca calientes la leche materna en el microondas. Matarás todos los beneficios de la propia leche materna.

no caletar leche materna microondas

¿Qué temperatura es la correcta para la leche materna congelada?

A algunos bebés no les importa beber la leche fría. Puedes probarlo y si a tu bebé le gusta, eso es genial.

Pero tengo el presentimiento de que, especialmente en bebés pequeños, de menos de seis meses, la leche fría, les puede causar problemas de estómago.

La leche tibia, por el contrario, parece más reconfortante y tranquilizadora cuando intentas dormir a tu bebé.

Entonces, lo recomendable sería calentar la leche a la temperatura del cuerpo, si tienes tiempo.

Una vez que la leche esté caliente, debes asegurarte de girar suavemente el biberón para mezclar la leche materna, así el calor se distribuirá uniformemente sobre toda la leche antes de probarla.

calentar leche materna

¿Cómo sabes cuándo has alcanzado la temperatura perfecta?

Con solo pon una gota en el interior de tu muñeca.

Si notas la leche fría, caliéntela un poco más. Si notas la leche caliente, déjala reposar un poco para que se enfríe.

Especialmente en verano, definitivamente deja que se enfríe antes de dársela al bebé. Es muy importante que tengas cuidado con la boca y las encías sensibles de tu bebé.

¡Siempre prueba primero la temperatura en tu muñeca! Si no sientes ninguna diferencia en la temperatura cuando el líquido golpea tu muñeca, es lo correcto.

calentar leche materna

¿Qué hacer si calientas la leche demasiado rápido?

¡No tires la leche! Es fácil sobrecalentar accidentalmente la leche materna congelada, y si ocurre de vez en cuando, no te preocupes.

Es probable que, aunque hayas calentado la leche demasiado, todavía tenga algunos de sus beneficios, y no va a ser mala para tu bebé.

Solo aprende de tus errores y ten más cuidado la próxima vez.

En el único momento en que deberías tirar tu leche materna es si realmente ha salido mal… y sabrás cuando es así.

Al igual que la leche de vaca para adultos, se ve y huele horrible, y no se lo darás a tu bebé.

Sin embargo, no te alarmes si tu leche materna tiene un olor extraño después de la descongelarla.

Según La Liga de la Leche International, esto se debe a que las grasas de la leche materna se descomponen al descongelarla y no dañarán a tu bebé.

 

Una vez que realices la rutina de calentar / recalentar la leche materna, verás que es pan comido.

Solo recuerda no sacudir las vitaminas y los minerales calentándolos demasiado rápido, y siempre recuerda girar suavemente una vez calentada la leche y probarla antes de dársela a tu pequeño.

De esta forma, tendrás la tranquilidad de saber que lo has hecho de la manera correcta para que tu bebé obtenga los mayores beneficios de tu amor líquido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *