Consejos para iluminar tu rincón de lactancia

Si estás en el periodo de dulce espera ya tendrás todo listo y a apunto para cuando llegue el gran día. Has pensado hasta el último detalle de la habitación de tu bebé y ha quedado preciosa. Elegiste con mimo los colores, la cuna perfecta, el sillón para la lactancia, pero ¿te paraste a pensar también en la iluminación de la habitación de los diferentes espacios de la misma? Por si acaso repasa con nosotros este check-list para comprobar que todo luce a la perfección.

Evita la luz dura

Cuando pensamos en la habitación de un recién nacido nos viene a la mente un espacio con una iluminación suave y acogedora. La iluminación suave reduce el contraste entre la luz y la oscuridad, evitando la sobreestimulación y proporcionando a los ojos sin desarrollar del bebé un descanso muy necesario.
Por tanto, tenemos que evitar el uso de halógenos o bombillas de luz fuerte. Estas luces de tanta intensidad hacen que los bebés se sientan incómodos y nerviosos, todo lo contrario que queremos en el momento de dar el pecho a nuestros hijos.

Además, te recomendamos que además de tu punto de vista en este aspecto tengas también en cuenta otro: el de tu bebé. Los accesorios de techo con pantallas en forma de campana pueden verse encantadores desde otro lado de la habitación, pero el efecto es menos agradable cuando estás acostado directamente debajo de ellos, y si ellos pudieran hablar seguro te lo dirían.

Prueba con un atenuador de intensidad

Un interruptor que modere la luz es doblemente efectivo por diferentes motivos. Por una parte, puede ayudar a que tu bebé se tranquilice y duerma. La atmósfera serena actúa como un disparador para tu pequeño soñador, dejando que su cuerpo sepa que es hora de descansar.
Por otra parte, es también perfecto para los cambios de pañales u otras acciones en las que necesitarás un poco más de luz para ver con claridad lo que estás haciendo. Gracias a un moderador de la intensidad de la luz puedes jugar con la luz según el momento y según tus necesidades.

Crea capas de luz 

No tienes porqué jugártela todo a una, es decir, en lugar de confiar en una lámpara de techo demasiado brillante, usa varias lámparas y accesorios para iluminar la habitación según sea necesario. Desde Sillón de Lactancia te aconsejamos jugar con un mínimo de tres puntos de luz, como, por ejemplo, una lámpara de techo, una luz de mesa cambiante y una lámpara de lectura. Al ubicar los puntos de luz alrededor de las zonas en las que te vas a mover siempre tendrá suficiente luz justo donde la necesites.

¡Sé creativa con tu sala de lactancia!

La iluminación no siempre tiene que ser práctica. ¡Usa tu imaginación! Puedes jugar incluso según la temática con la que hayas decorado la habitación de tu bebé o incluso hacer uso de alguna de las lamparitas anti miedos que hay en el mercado y que ayudan a espantar el miedo a la oscuridad al mismo tiempo que aportan un toque divertido a la habitación de los más pequeños.

Una respuesta a “Consejos para iluminar tu rincón de lactancia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *