Cómo incrementar la producción de leche durante la lactancia

 

Hay mamás que tienen una producción de leche óptima, de hecho, muchas congelan en biberones o en bolsas su propia leche como reserva para su bebé cuando vuelven a incorporarse al trabajo y no quieren que sus hijos dejen de recibir por ello los beneficios de la leche materna. Sin embargo, hay otras mamás que, pese a pasar mucho tiempo dando de mamar a su bebés en su sillón de lactancia, tienen verdaderas dificultades para producir la suficiente leche.

Podemos pensar que esto es algo fruto del azar y la naturaleza de cada una: hay mujeres que son más propensas a producir leche que otras y ya está. Pero para la tranquilidad de estas mamás hay técnicas que pueden ayudar a aumentar la producción de leche y aquí van algunas de ellas:

1. Extrae leche una hora después de cada alimentación

Si alimentas a tu bebé en un horario constante, el bombeo una hora después de cada toma puede ayudar a aumentar el suministro de leche.
Supongamos que alimentas a tu bebé cada tres horas. Una hora después de la alimentación, dedica unos minutos a extraer más leche. La idea es bombear el tiempo suficiente después de que tu bebé haya amamantado para producir leche, pero con mucha anticipación para reservar leche para la siguiente alimentación.

Este truco nos ha llegado gracias a la experiencia de mamás con gemelos. Los bebés tenían un horario de alimentación de tres horas, y muchos necesitaban que sus madres bombearan porque no podían engancharse directamente. Así que varias mamás utilizaron este truco para producir y almacenar leche extra entre esas horas.

2. Desayuna avena por las mañanas

Se dice que la avena produce leche extra, especialmente si la comes todos los días. Si no eres una entusiasta de la avena, prueba a añadirle leche, agua y azúcar para endulzarla y que así te resulte más apetecible. También puedes agregar frutas como bayas o plátano para tener un aporte extra de vitaminas y azúcar.

3. Prolonga 15 minutos el tiempo de lactancia

Otro truco para aumentar su suministro de leche es extender la sesión de lactancia o de extracción. Digamos que diste el pecho a tu bebé durante 20 minutos. Después de que haya eructado y la haya bajado, bombea durante 15 minutos adicionales.

Muchas mamás que han probado este truco afirman que al principio sólo obtenían un goteo, pero siguieron constantes y con el tiempo lograron producir un extra de leche.

4. Aunque suene a tópico, duerme

Sabemos que es fácil decirlo teniendo un bebé en casa, pero dormir y descansar es una de las maneras más probadas de aumentar la producción de leche materna. Muchas veces lo damos crédito a los efectos reparadores del sueño, y aunque mientras dormimos creas que no pasa nada párate a pensar que ¡tu cuerpo está haciendo un montón de trabajo produciendo leche! Dale el descanso que necesita.

No es una coincidencia que el estrés y la fatiga afecten nuestro suministro de leche, así que aprovecha cualquier momento que puedas para descasar y echarte una siesta, te vendrá fenomenal.

5. Come y bebe suficiente comida y agua

¿Recuerdas cómo comías sin remordimientos 300 calorías adicionales durante el embarazo de tu bebé? Pues bien, con la lactancia materna, ahora necesitas comer 500 más. Si bien la lactancia materna puede ayudar a perder peso, también debes asegurarte de consumir suficientes calorías para producir leche. La leche materna tiene que venir de algún lugar, después de todo.

Beber agua y mantenerse hidratada es igual de importante. Puedes tener botellitas de agua pequeñas que puedes ir rellenando para contabilizar la cantidad de agua que bebes, o por vasos de agua, como te sea más cómodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *